jueves, 28 de mayo de 2009

ACABO DE RECIBIR ESTO DE MI AMIGA NATALIA

Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto.
En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro.

Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:
MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.
Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse.
El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó.

Después de recuperarse, escribió en una piedra:
MI MEJOR AMIGO HOY SALVÓ MI VIDA.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:

Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra.
Porqué?

El otro amigo le respondió:

Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo.

Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.




“APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS
VENTURAS.”


Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla.

15 comentarios:

Olivia dijo...

Muy cierto. Soy poco rencorosa, por no decir nada. Pero es cierto que las cosas no se olvidan, ni las buenas, ni las malas... pero hay que tener la capacidad de perdonar, y no es fácil. Y también tener la capacidad de apreciar lo que otros hacen por nosotros, que a veces no nos damos cuenta. Muy bonito esto.

Besos!

alma máter dijo...

Qué bonito!! y sobre todo, qué cierto!!!

Un beso.

Calpurnia dijo...

me ha encantado la historia.......mejor asi, que los desencantos los borre el viento, y lo especial perdure para siempre.

Lo especial siempre surge sin buscarlo, encontrarse de frente con ello es mágico.
besos

Elena dijo...

Ya lo concocía, pero me ha gustado recordarlo.

Besitos;-)

Bluess Swing dijo...

Sí señora!, qué tantísima razón tienes.

tu dijo...

está chulo, ahora, los tiempos esos no estoy yo muy de acuerdo, eh? un minuto para encontrar una persona especial?... no sé, no sé... para mi que por lo menos tres...

carlota. dijo...

El rencor te mata por dentro , poco a poco , no hay que ser rencorosos ...

Un beso y precioso lo que te mandó tu amiga.

Jinete Pálido dijo...

Un cuento muy bonito.

Me lo apunto, hay cosas que aún se pueden aprender.

Besotes!

Estela dijo...

Hay que olvidar las cosas que nos hacen daño... y guardar lo bueno es una manera de crecer sin rencor y hace mucho bien a nyestras almas..

pasate por mi blog tienes muchos mimitos con mucho cariño!!

Que pases un buen fin de semana!!!

Azu dijo...

Me encantan estos relatos. Aunque pueda parecer una pantomima, podemos aplicarlo en la vida.
Muy bien manita, tomaré nota.

Un petonet bonica

Novicia Dalila dijo...

A mí me ha pasado como a Elena. Que ya me he encontrado esa historia por la red varias veces, pero me ha encantado recordarlo... Es que hay cosas muy importantes que se nos olvidan y conviene de vez en cuando, que nos las vuelvan a traer al presente.
Gracias, Vicky
Un beso

jordim dijo...

muy bonito.

la chica maravilla dijo...

¡Qué bonita historia! Y qué cierto! Gràcies per compartir-la amb nosaltres! Petonets.

P.D. Xiqueta, torno a Barcelona del 5 al 15, et vé de gust que dinem dilluns al vegetarià? A quina hora i on és exactament? :)

salvadorpliego dijo...

Precioso pensamiento, es toda una enseñanza para la vida. Te felicito.

una sonrisa dijo...

deberíamos llevarlo a la práctica más a menudo, no es tan dificil.
El rencor, no trae nada bueno a nuestras vidas.
Un besito